Tauro

Yo tengo

Vigencia real del signo Tauro


Tauro es el segundo signo del zodíaco, su nombre deriva del latin, taurus, y significa toro.
Desde la mitología griega, representa la encarnación de Júpiter en un toro para poder raptar a Europa, de la cual estaba enamorado.
Para los egipcios, era Apis, el buey sagrado de Osiris.
La energía taurina es una energía de tierra que se representa en el campo de lo material, lo que le da un caracter volitivo-emotivo, con gran capacidad de concreción, buena eroticidad, y mucho sentido artístico, tiene un movimiento estable, lo que lo lleva a tener mucha resistencia a los cambios, es introyectivo, por lo que se hace cargo materialmente de aquellas personas con las cual lo unen lazos afectivos, se siente inseguro cuando le falta sustento material.
El tener, el poseer cosas concretas, es un objetivo a tener en cuenta con esta energía.
Tiene una gran capacidad de producción, el producir es importante para su seguridad, es perceptivo, le gusta guardar las cosas, acumularlas, posee gran concentración y su pensamiento es lento, profundo y productivo; tiene sensibilidad artística, es calmo y persistente.
Su funcionamiento lo lleva a trabajar, adquirir aquello que necesita, y conservarlo.
Vamos a encontrar entre los taurinos personas que se dedican a las diferentes áeas de la producción y las finanzas, destacandosa los banqueros y los ganaderos.
Las características que aparecen en la energía mas densa de Tauro, y que deben ser trabajadas desde este signo son: la obstinación, el arrebatamiento, la lujuria, y la glotonería.
Desde lo anatómico, podemos decir que Tauro rige los labios, la lengua, el paladar, la garganta, los oidos, el cerebelo, la faringe, y la voz.
En lo terrenal, Tauro está regido por la energía de Venus, que representante el afecto concreto, por ello los nacidos bajo este signo desarrollan una gran necesidad de expresar su sensualidad, que si no puede ser satisfecha, se transforma en una ansiedad oral que puede llevar a la obesidad.
El mito taurino está representado por el segundo trabajo de Hércules.
Hércules debía capturar al toro sagrado que Minos, el Rey de Creta tenía resguardado en la isla de Creta.
Fué a la isla, y después de buscarlo y perseguirlo, logró capturarlo y montó sobre su lomo.
Luego condujo al toro sobre las aguas hacia la morada de los 3 Cíclopes, los que se hicieron cargo de él, y dió por finalizada su tarea.
La enseñanza del trabajo está relacionada con la sensualidad taurina, hay que montar, controlar y dominar al toro, esto está relacionado con el dominio del hombre sobre sus impulsos sexuales, sobre el uso del sentido comun por encima de sus deseos.

Alberto Stoler * TOLIMAN