Acuario

Yo se

Vigencia real del signo Acuario


Acuario es el undécimo signo del zodíaco, su nombre proviene del latín, aquerium. Los babilonios la vieron como un hombre derramando agua desde un jarro que lleva en el hombro. Los egipcios la asociaban a las crecientes del río Nilo, suponían que el aguador hundía su gigantesca jarra en las fuentes del río y la llenaba una vez al año.
En realidad la constelación de Acuario está ligada al agua de la sabiduría que el aguador vierte en los ríos de la mente inferior.
La energía acuariana es una energía de aire que se representa en el campo de lo mental, lo que le da un caracter intuitivo-racional, es innovador, bastante excéntrico, y tiene capacidad para lo politécnico, tiene un movimiento estable, lo que lo lleva a tener una tendencia a no apresurarse, a necesitar tiempo para realizar los cambios necesarios, a proyectar mentalmente en los otros, en la sociedad, la necesidad de cambiar.
El poder saberlo todo es uno de sus máximos objetivos. Tiene una gran capacidad de renovación, sus pensamientos abstractos, metafísicos, su gran intuición cósmica le da capacidad astrológica y cosmológica, es original, altruísta, y se insubordina con facilidad debido a que no es convencional. Su funcionamiento lo lleva a ser un buen instructor, a crear para poder compartir aquello en lo que ha innovado, y así estar en armonía con los otros. Vamos a encontrar entre los acuarianos personas que se dedican a las antigüedades, a la electrónica, a la cosmografía, y al trabajo grupal.
Las características que aparecen en la energía mas densa de Acuario, y que deben ser trabajadas desde este signo son: la rebeldía, la anarquía, y la inadaptación. Desde lo anatómico, podemos decir que Acuario rige la pantorrilla, el peroné, el sistema circulatorio, los tobillos, el tendón de Aquiles, y las venas varicosas.
En lo terrenal, Acuario está regido por la energía de Saturno, que es el representante de la estructura, que en este caso es una estructura mental, por ello los nacidos bajo este signo desarrollan una gran capacidad de aprendizaje, y un sentido notable de lo fraternal, pudiendo ser excelentes en tareas multidisciplinarias. Urano es el subregente de este signo, y su influencia se observa en el alto grado de intuición que puede desarrollar esta energía acuariana. El mito acuariano está representado por el undécimo trabajo de Hércules. En este trabajo Hércules debe ayudar, ya no desde la lucha, sino desde la claridad, por lo que debe ayudar al rey Augias a limpiar el estiercol acumulado por años en sus establos. Cuando Hércules dice que nada cobrará por su trabajo, el rey desconfía por lo que le propone un trato, si Hércules limpia todo en un día, el diez por ciento de su reino será de él, sino su cabeza y sus posesiones pasarían al rey. Despues de mucho pensar, Hércules observó que dos ríos, el Alfeo y el Peneo, pasaban muy cerca de allí, se puso a trabajar y desvió ambos ríos, que ingresaron en los establos y los limpiaron. El reino fué purificado, pero el rey lo desterró a Hércules aduciendo que el trabajo lo hicieron los ríos y no él. El trabajo acuariano pasa por el servicio desinteresado, ya que Hércules purifica al mundo sin obtener nada a cambio.

Alberto Stoler * TOLIMAN