Escorpio

Yo callo

Vigencia real del signo Escorpio


Escorpio es el octavo signo del zodíaco, su significado proviene de los griegos, para los que era la reencarnación estelar del monstruoso escorpión que dió muerte a Orión, el gran cazador. Orión se vanagloriaba ante la Diosa Diana de que no existía en la Tierra criatura que él no pudiese vencer, pero el escorpión lo venció. Recordemos que esta constelación incluía en ese tiempo a la de Libra.
Para recordar a los hombres que no deben entregarse a la jactancia, fué colocado el Escorpión en el cielo. Aun hoy Orión huye del Escorpión, ya que cuando esta constelación se eleva en el cielo, la de Orión se oculta.Escorpio es el símbolode la transmutación y del cambio. 
La energía escorpiana es una energía que se representa en el campo emocional, lo que le da un caracter anímico-volitivo, tiene un movimiento estable, lo que lo lleva a tener una tendencia a los apegos emocionales, haciendose cargo del mundo emocional de las personas con las cuales se relaciona afectivamente, y costándole mucho desapegarse de las mismas.
Tiene una gran capacidad psíquica,se maneja con mucho instinto, y una tendencia hacia la temeridad. La capacidad de esta energía es la de la renovación, tanto material como espiritual, posee gran dominio de si mismo, y los nativos se manejan con gran estrategia. 
Su funcionamiento lo lleva a tener que tomar inevitablemente una de dos opciones en la vida, o forja su camino a través de cambios totales y produce una transmutación, una trascendencia en la vida, o calla sus problemas y se cristaliza en una situación estritamente material.
Esta energía maneja los miedos y la sexualidad, por lo que es muy importante para los nacidos con esta energía, aclarar muy bien estos temas.
Como poseen dominio propio, una capacidad humana muy importante, y minuciosidad, se los considera excelentes en la medicina, y sobre todo en cirugía.
Su instinto, y su capacidad psíquica los lleva tambien a practicar, y ser maestros, en diversas disciplinas esotéricas.
Las características que aparecen en la energía mas densa de Escorpio, y que deben ser trabajadas desde este signo son: la venganza, la envidia, la crueldad, y la crítica destructiva.
Desde lo anatómico, podemos decir que Escorpio rige fundamentalmente los órganos sexuales y la nariz. En lo terrenal, Escorpio está regido por la energía de Marte, que es el representante de la acción, que en este caso es emocional y sexual, por ello los nacidos bajo este signo desarrollan una fuerte tendencia a manifestar todo desde su accionar emotivo sexual, y en la búsqueda de sus propios límites, tambien se considera subregente a Plutón, que es la manifestación de la transmutación y el cambio. 
El mito escorpiano está representado por el octavo trabajo de Hércules, en el que se le pide ayuda para vencer a la monstruosa Hidra del pantano de Lerma.
La Hidra, era una criatura de nueve cabezas, una de ellas inmortal, y tenía la característica de que si se le cortaba una cabeza mortal, crecían dos en su lugar.
La Hidra se manejaba siempre dentro del pantano y en la oscuridad del mismo. Para poderla sacar de su guarida, Hércules utilizó flechas encendidas, y cuando ésta salió de la misma, se trabó en lucha. En el fragor de la misma, cada vez que cortaba una cabeza, aparecían dos nuevas en la batalla y así la fuerza de la Hidra se incrementaba. Hércules recordó entonces las palabras de su Maestro, "Ascendemos arrodillándonos, vencemos cediendo, ganamos renunciando", entonces soltó su espada, se arrodilló, tomó a la Hidra por debajo con sus manos, y la elevó por el aire. Cuando la Hidra tomó contacto con la luz del Sol y con el aire puro, las cabezas mortales fueron perdiendo fuerza y sucumbieron, entonces cortó la cabeza inmortal, y la enterró debajo de una roca.
La gran lección que deja este trabajo, es la que nos muestra que las nueve cabezas de la Hidra, son los problemas cotidianos que debemos afrontar y superar, que debemos transmutar, y que son: la sexualidad, la comodidad, el dinero, el miedo, el odio, el poder, el orgullo, la separatividad, y la crueldad; y que lo podremos hacer recordando las palabras del Maestro:
"Ascendemos arrodillándonos, vencemos cediendo, ganamos renunciando" 

Alberto Stoler * TOLIMAN