Autor: Alberto Stoler

El estudio de la Astrología Humanista ha derivado, en los últimos años, en la Psicoastrología, que es una disciplina que articula la astrología con la psicología. Este estudio ha permitido relacionar las energías astrales con técnicas psicológicas, que tienen orígen en la psicología jungiana ( la escuela psicoanalítica de Carl Jung ), y que se ha enriquecido con la psicología sistémica, la gestáltica, el conductismo, etc. Los profesionales de la psicología que ya han adoptado como un punto de referencia muy importante el estudio de la carta natal de sus pacientes, han dado un paso importante para esta integración interdisciplinaria, pero es necesario aclarar que el seguimiento terapeutico desde lo astrológico, es imprescindible para poder entender los diferentes estados energéticos que van sucediendo en el paciente a medida que transcurre un tratamiento. Esto lleva a que, en un futuro no muy lejano, se pueda pensar una carrera profesional de terapeuta astrológico, algo que hoy parece lejano debido a las estructuras arcaicas que manejan nuestra educación. En el hoy, lo que existe son algunas pocas escuelas de psicoastrología, que combinan el estudio de la astrología humanista con el estudio de las teorías psicológicas, y las técnicas de manejo de las distintas terapias. Para poder entender la enorme utilidad de esta técnica, la astroterapia, es necesario saber que el astroterapeuta contará con la historia y la composición del paciente en el momento de su primer entrevista con el mismo, a través del conocimiento de su carta natal, además de poder evaluar en muy pocas entrevistas su aquí y ahora real, gracias a las técnicas de investigación que, con la revolución solar y los distintos tránsitos planetarios, lo llevarán a una evaluación que le permitirán encarar una terapia breve y puntual, que es lo que demanda esta época vertiginosa de inicio del nuevo milenio. Hoy, que estamos en los comienzos de esta nueva era terapéutica, vamos a tener que luchar mucho para poder avanzar en el terreno del reconocimiento de esta nueva técnica, pero el futuro es promisorio, ya que inevitablemente será reconocida y aceptada. Todavía no existe posibiliadad concreta de reconocimiento, pero la asociación de un psicoatrólogo con un psicólogo en un trabajo interdisciplinario, es el primer paso para lograrlo, además de que hay hoy muchos psicólogos que han comenzado a acercarse a la astrología, a estudiarla, lo que permite vislumbrar la fuerza que va a tomar en unos años la astroterapía, y entonces dejará de ser la terapia del futuro para convertirse en una realidad. Alberto Stoler Psicoastrólogo Artículo publicado en Orientación Vital de Junio de 1998

comments powered by Disqus