Autor: Alberto Stoler

¿De qué Signo soy?

PRIMERA PARTE 

Esta pregunta es muy frecuente escucharla en las entrevistas astrológicas, debido a la enorme confusión generada por los horóscopos de diarios y revistas. Primero por que las fechas que figuran en las publicaciones, generalmente no coinciden con la realidad, ya que varían cada año debido a que el calendario que utilizamos es imperfecto, porque la Tierra tarda 365 días 5 horas aproximadamente en dar la vuelta alrededor del Sol, ello hace que se necesite agregar 1 día cada 4 años. Segundo por que hay que tener en cuenta el lugar y la hora de nacimiento, y por último, porque el signo solar no es el que nos indica las características principales de un ser humano, sino que es un componente más del mismo. Es común que las personas descrean de la astrología debido a la poca información concreta que existe sobre la misma, y a la gran cantidad de personas que hablan y escriben sobre este tema sin tener los conocimientos mínimos necesarios para ello. Lo primero que debemos de aprender, es que el ser humano es energía, y que las doce energías astrológicas que llamamos comúnmente signos, se integran en cada uno de nosotros. Es decir que todos tenemos los doce signos del zodíaco dentro nuestro ( a nivel energético ) pero los expresamos de forma diferente, por ello, cada uno de nosotros es un ser distinto. Esta es la causa por la cual el estudio astrológico es absolutamente personal, y es peligroso hacer generalizaciones basándose en uno u otro signo del zodíaco. Voy a tratar, de una manera lo más sencilla posible, de explicar como funcionan estas energías, y cómo nos ayudan en nuestro autoconocimiento. Primero consideramos los signos del zodíaco, los mismos nos muestran doce arquetipos diferentes energéticos, que van a explicarnos como funciona cada área interna y externa de nuestra vida. Luego tenemos los astros, que van a informarnos como llegan esas energías a nosotros, y cuales son las áreas internas que resuenan con dichas energías. Finalmente tenemos las casas o sectores, que van a indicarnos las formas externas de expresión de dichas energías. Con todo esto y algunos temas más que están más allá de la posibilidad de esta nota, se comienza a elaborar un estudio astrológico personal. Y como si todo esto fuera poco, también tenemos que tomar en cuenta la familia, el país, la sociedad, la cultura, en la que se desarrolla la existencia del consultante. Esto nos muestra que prácticamente no existen dos personas exactamente iguales, aunque hubieran nacido el mismo día, a la misma hora, y en la misma ciudad, ya que siempre existen diferencias familiares, culturales, sociales, religiosas. En los próximos artículos desarrollaré las diferentes variables dadas por signos, astros y casas astrológicas.

SEGUNDA PARTE 

Los signos del zodíaco nos muestran arquetipos energéticos que designamos con el nombre de las doce constelaciones zodiacales que son las que recorre, aparentemente, el Sol en su trayectoria anual. Aparentemente, porque en realidad la Tierra gira alrededor del Sol, y en la observación parece lo contrario. Estos doce arquetipos van a indicarnos diferentes maneras de expresar la energía a saber: 

Aries, el Carnero, se va expresar desde la iniciativa, el impulso, la fuerza, la conducción, desde el ser.

Tauro, el Toro, lo va a hacer desde la concreción, el trabajo, la conservación, la productividad, desde el tener.

Géminis, los Gemelos, va a expresarse desde la intelectualidad, la percepción, la comprensión, la explicación, desde el comunicar.

r Cáncer, el Cangrejo, nos va a mostrar su impresionabilidad, sus recuerdos, su imaginación, desde el sentir.

Leo, el León, lo hará desde su soberanía, su perfección, su dirección, su creatividad, desde el querer.

Virgo, la Virgen, nos expresará su energía desde la inocencia, el análisis, la selección, la crítica, desde el discriminar.

Libra, la Balanza, lo hará desde la ecuanimidad, el oden, la amabilidad, la armonía, la comprensión, desde el complementar.

Escorpio, el Escorpión, la va a expresar desde su posibilidad de renovarse, la transformación, la estrategia, desde el trasmutar.

o Sagitario, el Arquero, va a expresar su energía desde la cultura, el discernimiento, la educación, desde el darse cuenta, el ver.

Capricornio, la Cabra, lo va a hacer desde la realización, la ambición, la practicidad, desde el hacer.

Acuario, el Aguador, va a expresarse desde la innovación, la instrucción, la invención, la fraternización, desde el saber.

Piscis, los Peces, lo va a hacer desde la universalización, la abstracción, la confianza, la inspiración, el servicio, desde la fe, el creer.

Estas doce energías nos sirven como base del estudio energético de una persona, y ver como funcionan en consecuencia los demás aspectos astrológicos el una carta natal, en el próximo artículo concluiré esta serie de notas con el desarrollo de astros y casas astrológicas. 


TERCERA PARTE 

En los artículos anteriores, he intentado hacer una explicación sintética de las energías constelares, de los signos, en esta última parte, voy a tratar de hacer una síntesis de astros y casas astrales. Debo dejar aclarado que las representaciones que expongo en este artículo, como así lo hice en el anterior, son sólo algunas de las diferentes acepciones que tiene el astrólogo para su tarea, ya que cada uno de los astros y casas astrales tiene otros significados más profundos que no pueden resumirse en una nota, ya que se puede escribir un libro de cada uno de los signos, astros y casas astrológicas. Los Astros son los que reflejan las energías constelares, y resuenan en los diferentes aspectos internos y externos de un ser humano. Tomando sólo los aspectos mas significativos de cada uno de ellos veremos:  

SOL, muestra el carácter, el yo interior.

LUNA, la imagen, el humor.

MERCURIO, el pensamiento, la inteligencia. 

VENUS, el afecto, el sentimiento 

MARTE, la voluntad, la acción.

JUPITER, la justicia, el orden interno.

SATURNO, la estructura, los límites.

URANO, la intuición, la expansión.

NEPTUNO, la inspiración, la imaginación.

PLUTON, la transmutación, el cambio.

Las Casas Astrales, son las áreas concretas, reales, donde se materializan las energías constelares y astrales. Tomando lo más significativo de ellas, podemos ver:

Casa I, llamada también Ascendente, nos muestra la personalidad, el cuerpo físico.

Casa II, muestra las necesidades del individuo. 

Casa III, en ella vemos la forma de comunicación de la persona. 

Casa IV, allí observaremos sus vínculos inmediatos, su familia. 
      
Casa  V, muestra la creatividad.

Casa VI, en ella vemos la salud, sus necesidades laborales. 

Casa VII, observaremos sus complementos, su pareja.

Casa VIII, allí veremos los miedos de la persona, su sexualidad.

Casa IX, nos mostrará la filosofía de vida, la religiosidad.

Casa X, también llamado Medio Cielo, nos dará la proyección en la vida del individuo.

Casa XI, va a darnos los ideales, los amigos.

Casa XII, muestra la misión en la vida, aquello superior que nos mueve hacia un determinado fin. 


Para finalizar, podemos observar que, si tomamos los signos, los astros, las casas, el encuadre social, cultural, familiar, y hacemos un estudio integral de todo ello a través de una carta natal, podremos contestar la pregunta original de estas notas " ¿ DE QUE SIGNO SOY ? " con la respuesta " DE TODOS " , aunque cada uno de nosotros se expresa mejor desde alguno de ellos, o desde varios, y esto va a depender obviamente del resultado del análisis de nuestra carta natal. 

Alberto Stoler * TOLIMAN

Artículos publicados en los meses de Abril, Mayo, y Junio de 1996 en Orientación Vital y otras publicaciones. 

 



 

comments powered by Disqus