Autor: Alberto Stoler

El estudio de los tránsitos dentro de la interpretación astrológica, es algo bastante frecuente, ya que nos marcan las tónicas del aquí y ahora de la problemática que nos trae el consultante. En general, los astrólogos no se detenienen mucho en la observación de los quincuncios, y mucho menos aun, en la observación de los tránsitos quincunciales.
Para la psicoastrología, el quincuncio es uno de los aspectos mas ricos que tenemos, para la interpretación de las problemáticas psicológicas internas, o sea para poder bucear en la problemática inconciente. Para aquellos que no lo recuerdan el quincuncio es el aspecto que forman dos astros cuando se encuentran a 150 grados entre sí.
Tenemos dos quincuncios, el convergente que se produce cuando el astro más veloz no pasó la oposición, y el divergente cuando pasó la oposición. Para poder ver bien el significado de los tránsitos quincunciales, pensemos que cuando un planeta viene en tránsito, viene del trígono, aspecto favorecedor, y va hacia la oposición, aspecto de tensión, de confrontación, para volver a ir hacia otro trígono.
Dentro de la temática psicológica la tríada que forman ambos quincuncios con la oposición, equivalen al esquema gestáltico del darse cuenta, confrontar, aceptar. Si observamos este esquema anterior, vamos a ver que podemos comenzar a entender este tránsito quincuncial como un verdadero trabajo psicológico interno y externo. Antes de seguir adelante les quiero comentar algo que es muy posible que ustedes tengan en cuenta cuando reciben un consultante.
Es muy común que el astrólogo observe la carta natal, la revolución solar y los tránsitos, para poder tener un panorama del porqué la persona llega en ese momento a consultarlo por primera vez o para una nueva consulta.
Muchas veces tratamos de encontrar las respuestas a los problemas que nos traen y no podemos verlas con claridad. Yo he encontrado que la mayoría de las personas que se acercan a consultarme por primera vez, casi un noventa por ciento, se encuentran con problemas internos poco visibles, que a veces no tienen que ver con lo que expresan externamente, y que se encuentran inmersos en un tránsito quincuncial saturnino, o jupiteriano, generalmente dentro de su primera fase.
Esto fué lo que me motivó a investigar en este área poco explorada de los tránsitos quincunciales, y sólo pretendo que este artículo sirva como un disparador para todos aquellos que deseen seguir investigando en este tema.
Este tránsito debemos de observalo en tres fases, que se hallan conectadas entre sí, pero en las que el proceso psicológico es diferente.


PRIMERA FASE 

Cuando el astro en estudio se encuentra en quincuncio convergente consigo mismo. En este momento vamos a observar que en el individuo comienzan a pasar cosas internas y externas que estan relacionadas con la primera fase de la Géstalt, empieza a darse cuenta de aspectos de su vida externa e interna que hasta ese momento no observaba.
Esto lo lleva a entrar en depresión, o confusión, y a veces, empieza a somatizar. Este período, que dependerá del astro de referencia, va a durar desde el inicio del quincuncio convergente hasta la oposición, o sea, el tiempo necesario para que pueda realmente llegar a saber el por qué de lo que le sucede, hasta que se de cuenta del problema. 


SEGUNDA FASE 

En este segundo período, que lo encontramos cuando el astro se encuentra en oposición a sí mismo, el individuo ya sabe lo que le pasa, reconoce su problema, pero debe pelearse, luchar, confrontar, con su problemática, para poder definitivamente solucionarla. Es un período de trabajo intenso consigo mismo, para poder vencer temores e inseguridades, que generalmente tienen que ver con problemáticas que se encuentan ancladas en su historia psíquica, y su duración será desde la oposición hasta el quincuncio divergente. 


TERCERA FASE

Este tercer y último período, va desde que se forma el quincuncio divergente hasta que el astro llega al trígono divergente consigo mismo. Conviene aclarar que la finalización de esta fase tiene que ver con la realización o no de trabajos terapéuticos simultáneos, generalmente el proceso del tránsito quincuncial finaliza poco después de formarse el quincuncio divergente cuando se comienza con un tratamiento terapéutico en la primer fase del proceso.
En esta fase el individuo comienza y finaliza un trabajo de aceptación de su realidad, de la realidad que le toca vivir, la problemática es vencida a través de un trabajo de incorporación de sucesos o deseos que son vistos desde una total identificación con la realidad. Desde lo terapéutico podemos decir que el individuo ha internalizado su problema. Como podemos observar, los tránsitos quincunciales son de gran utilidad, sobre todo para aquellos astrólogos que les interese, no sólo ver los problemas de sus consultantes, sino también ayudarlos en el camino de su solución.
Yo he tomado como base de estudio los tránsitos quincunciales de Júpiter y de Saturno, ya que he observado que todos pasamos por estas fases quincunciales. Supongo que se puede hacer lo mismo con Marte, aunque el efecto es menor debido al poco tiempo de este tránsito, no creo que exista efecto alguno con los astros más veloces. Los planetas transpersonales, Urano, Neptuno y Plutón, no los he estudiado debido a la lentitud de su tránsito. Para la interpretación de estos tránsitos quincunciales, es muy importante observar el planeta natal donde se encuentra y de que forma está aspectado, ya que va a ser el disparador de la problemática, esto se realiza teniendo en cuenta la tónica general de la carta.
Como para que ustedes puedan ponerse a trabajar en esta temática, pueden hacerlo desde su propia carta natal. 

Tránsito quincuncial jupiteriano 

Si observamos que Júpiter tarda 11 años y 10 meses en volver a su posición natal, podemos observar que el tránsito quincuncial jupiteriano se podrá observar en las siguientes edades: Entre 5 y 7 años: despegue del núcleo familiar primario e inicio de la socialización con el comienzo de la escuela primaria. Entre 17 y 19 años: definiciones en el área educativa y laboral, fin de la escuela secundaria e inicio de una carrera terciaria o inicio en el campo laboral.
Entre 29 y 31 años: en coincidencia con el retorno de Saturno a su posición natal, el inicio de una vida más independiente, el corte de los vínculos de dependencia familiar primaria.
Entre 41 y 43 años: crísis de los 40, replanteos de pareja y de vida, inicio del séptimo septenio de vida ( 42 años ).
Entre 53 y 55 años: comienzo de la etapa del ser abuelo, generalmente tambien en esta época se comienza a perder a los padres.
Entre 65 y 67 años: tercera edad, jubilación, comienza la readaptación a nuevas formas de vida.
No tengo estudios realizados entre los 77 y 79 años de vida, pero supongo que existen problemáticas que tienen que ver con el final de la vida. 

 Tránsito quincuncial saturnino

El tránsito quincuncial saturnino lo vamos a observar teniendo en cuenta que tarda 29 años y 5 meses en dar la vuelta al zodíaco.
Entre 12 y 17 años: Etapa del despertar de la sexualidad, y los problemas físicos y afectivos que devienen de las primeras experiencias. Epoca de pasaje de la escuela primaria a la secundaria.
Entre 41 y 46 años: replanteos de la mitad de la vida, coincide en su inicio con el tránsito quincuncial jupiteriano. Etapa en que segun estadísticas se producen el mayor porcentaje de crísis de pareja y de separaciones y divorcios.
Entre 70 y 75 años: crísis de la tercera edad, problemas físicos y psíquicos producto del deterioro lógico de los años vividos. Para finalizar con este trabajo, debo recordarles que para la interpretación de estos tránsitos es necesario tener en cuenta el signo y la casa de orígen del planeta en estudio, y los signos y casas en donde se producen estos tránsitos.
Como ejemplo concreto puedo contar mi propia experiencia personal, y contarles que mi Saturno se encuentra en casa III , en Leo, y retrógrado. El comienzo del último tránsito quincuncial fué en 1989, y finalizó en 1995 haciendo conjunción con mi Sol en el MC.
Les quiero contar que en 1989 (Capricornio en casa VIII) comenzó un cambio total en mi vida, dejando de hacer las cosas que de acuerdo a mis mandatos familiares debía de hacer, y comencé con profundas crísis existenciales que me llevaron por un camino que en 1995 (Piscis en MC) se consolidó ya que en ese año comencé a ser reconocido a nivel profesional, en una profesión, la astrología humanista, con la que había estado relacionado toda mi vida, pero que recién a partir del año 1989, empezaba a ser una realidad.
Hoy con la psicoastrología y con el nacimiento de la astroterapia, técnica que me encuentro elaborando y practicando para su perfeccionamiento, cierro todo un trabajo que empezó en ese tránsito quincuncial convergente en 1989 y que está finalizando en el tránsito en trígono divergente ( Aries en XI ) de mi Saturno, que tanto me ayuda en esta tarea profesional.
Espero que este trabajo sea tomado como un aporte para que astrólogos y estudiantes puedan investigar estos tránsitos y el aspecto de quincuncio, para que puedan tener un mejor acercamiento al mundo de la psiquis humana. 


Alberto Stoler TOLIMAN Psicoastrólogo
 

 

comments powered by Disqus