Autor: Alberto Stoler

La problemática cotidiana que abruma a la mayoría de los seres humanos, tiene que ver con los problemas económicos y laborales. Estamos viviendo un final de milenio con tasas de desempleo altísimas a nivel mundial, y lo que es mucho peor, subempleo y trabajo en condiciones infrahumanas, que nos hacen recordar las épocas de los feudos y de la esclavitud.
La globalización de la economía ha traido aparejado un empobrecimiento gradual de las economías regionales, y un traslado económico que ha generado una concentración de poder por parte de los grupos empresariales transnacionales. Las economías de los paises más débiles, como la nuestra por ejemplo, sucumben ante la invasión de capitales sin bandera, que hacen pingües negocios produciendo el achicamiento económico de las grandes masas populares.
Esto que he descripto en pocas líneas parecería ser una especie de panfleto pseudosocialista de hace unos cuantos años atrás, sin embargo, no es más que un análisis que proviene de los cambios energéticos astrológicos que se están produciendo en los últimos años.
El ingreso de Plutón en Sagitario ( ver Orientación Vital de diciembre de 1995 ); el ingreso de Urano en Acuario, ocurrido en enero de 1996; y el ingreso de Neptuno en Acuario, producido el 29 de enero de 1998, y que va a sentirse con mayor fuerza a partir de diciembre de este año, estan preanunciando los grandes cambios sociales y económicos que se vislumbran para el próximo milenio. Esas tres energías astrales, planetas llamados pesados o lentos, hacen sentir sus efectos paulatinamente. Sus movimientos hacen que, al ingresar en los diferentes signos que van transitando, van marcando pautas que se sienten a nivel social y generacional. Si pensamos que Urano tarda 83 años 9 meses 3 días en dar la vuelta al Sol y al Zodíaco, Neptuno 163 años 8 meses 13 días, y Plutón aproximadamente 250 años ( esto es porque desde su descubrimiento producido en este siglo todavía no dió una vuelta completa alrededor del Sol ), podemos darnos cuenta de lo lento y prolongado de sus efectos energéticos.
Acuario está relacionado con la nueva era, con una etapa evolutiva de la vida humana en la cual sucederan los grandes cambios que elevarán a la raza humana a grandes alturas de conocimiento científico y espiritual. Si analizamos que cada era dura 2100 años aproximadamente ( en un próximo artículo voy a tratar de explicar como se producen los cambios de era astrológicos ), podemos entender que los procesos de cambio de los grandes grupos humanos son lentos pensados desde una sola vida encarnada. Volviendo al tema del inicio, podemos decir que estamos viviendo los momentos previos al parto de una nueva sociedad ( pensando esto desde los tiempos planetarios). Para que este parto suceda, vamos a pasar momentos de grandes crísis e incertudimbre.
Las economías mundiales se irán modificando, creando una distribución de los ingresos cada vez más injusta. Los grandes grupos económicos estarán cada vez en menos manos, lo que hará que la conocida pirámide social se transforme en una figura deforme con una amplia base de pobreza, una pequeña clase media flotando entre la pobreza y la riqueza, y una mínima porción de la sociedad humana que detentará el poder real.
Muchos autores de libros de ciencia ficción escritos en la primera mitad de este siglo, se sorprenderían, ya que sus predicciones se quedaron cortas al cotejarlas con la realidad que se aproxima. Pero no hay que desesperarse, ya que sólo será el comienzo del cambio. Siempre para poder transmutar se necesita de una crísis previa. Los grandes cambios climáticos y naturales que sacudirán al planeta, y la opresión de las grandes masas populares, harán que se produzca un gran estallido social, que estará liderado por diferentes conductores socioespirituales que surgirán en el comienzo del próximo milenio. Ya están entre nosotros los primeros guías espirituales que conduciran estos cambios, aunque en este momento son sólo los encargados de empezar a generar una nueva conciencia. Los que liderarán estos grandes cambios están aun en estado de latencia, la primera década del próximo milenio, los verá despertar, renacer, y allí empezará realmente el cambio que todos estamos esperando, allí comenzará realmente la Era de Acuario. 


EL FUTURO DEL PLANETA DEPENDE DEL FUTURO DE LA HUMANIDAD ES TIEMPO DE COMPRENDER QUE EL SER HUMANO ES UN SER COSMICO, UN SER ESPIRITUAL, Y QUE ESTE ES EL UNICO CAMINO POSIBLE PARA SU ELEVACION A PLANOS DE MAYOR CONOCIMIENTO Y TRASCENDENCIA 

Alberto Stoler TOLIMAN


Publicado en Abril/98 en Orientación Vital. 

comments powered by Disqus